Demostrado: beber agua ayuda a adelgazar en personas que hacen dieta
sep06

Demostrado: beber agua ayuda a adelgazar en personas que hacen dieta

Un grupo de investigadores de la Cl?nica Universitaria Charit? de Berl?n han publicado un revisi?n bibliogr?fica en la revista “American Journal of Clinical Nutrition” donde se recogen evidencias cient?ficas de que beber agua ayuda a la p?rdida de peso.

Tras estudiar numerosas publicaciones cient?ficas, los resultados obtenidos por estos investigadores fueron los siguiente:

  • Un aumento en el consumo de agua junto con un programa de p?rdida de peso o de mantenimiento redujo el peso corporal despu?s de 3 a 12 meses, en comparaci?n con aquellas personas que s?lo segu?an el programa.
  • En poblaciones con diferentes pesos y que no segu?an un programa de p?rdida de peso o de mantenimiento, se obtuvo: en un estudio que el consumo de agua no afectaba a la p?rdida de peso y en otro estudio los resultados fueron inconsistentes.

Leer más
El men?-dieta de la realeza brit?nica
ago08

El men?-dieta de la realeza brit?nica

Se que os hab?a dicho que volv?a en Septiembre, pero no he podido dejar de compartir con vosotros este “Men?-dieta” semanal que aparece en la revista OK! de agosto. Esta dieta ha sido dise?ada por Rob Kennedy, cocinero de la familia real brit?nica, para que Kate Middleton vuelva a recuperar su figura tras el embarazo.

Lunes

  • Desayuno: yogur natural con granola y sirope de remolacha. Pan integral tostado con mermelada de frambuesa.
  • Snack: pan de pita integral con hummus y lim?n y aceite de cilantro.
  • Comida: pimientos a la parrilla sobre brioche tostado con tomate y queso cheddar gratinado; ensalada verde.
  • Cena: salm?n y boniato con coliflor y salsa de espinacas. Fresas con trocitos de hojas de menta.

Martes

  • Desayuno: avena cocida con ar?ndanos frescos.
  • Snack: crackers all-bran con queso crema, anchoas y pepino.
  • Comida: pollo con ensalada de couscous y verduras.
  • Cena: estofado de ternera con verduras y ensalada de berros.

Leer más
Qu? ocurre cuando ingerimos grasas en exceso
may16

Qu? ocurre cuando ingerimos grasas en exceso

Ya sabemos que ocurre cuando tomamos m?s hidratos de carbono (pan, cereales, legumbres, dulces..) de los que necesitamos. Ahora vamos a ver qu? sucede cuando lo que ingerimos en exceso son las grasas.

Los alimentos ricos en grasa son el aceite, frutos secos, mantequilla, tocino, carnes grasas, queso, etc. Cuando se consume un exceso de estos alimentos, la grasa que sobra se almacenar? en el tejido adiposo. En este proceso de almacenamiento de grasa el organismo s?lo gasta el 2 – 3% de la energ?a contenida en esa grasa (en el caso de los hidratos de carbono este gasto era del 25%).

Si tomamos 50 gramos de m?s de grasa al d?a de la necesaria, esteremos tomando 50 * 9 = 450 calor?as en exceso al d?a. De esa cantidad el organismo s?lo utiliza el 2,5% como gasto de almacenaje 450 * 2,5/100 = 11,25 calorias. por lo que se almacenar?n 438,75 calor?as (450 – 11,25). La cantidad de grasa almacenada ser? 438,75/9 = 48,75 gramos de grasa.

Leer más
Hambre y apetito: aprende a diferenciarlos
abr24

Hambre y apetito: aprende a diferenciarlos

Tenemos que tener claro que hambre y apetito no son lo mismo:

Tener hambre es una necesidad fisiol?gica vital, indispensable no s?lo para saciar el hambre, sino para nutrir nuestro cuerpo con micronutrientes (como algunas vitaminas), minerales y macronutrientes (como prote?nas, grasas y carbohidratos) que est?n en cualquier alimento.

Tener apetito significa el deseo de comer por placer, en el que intervienen factores como los olores, los sabores, el aspecto y presentaci?n de los alimentos o ciertas?costumbres alimenticias?que estimulan la mente para fomentar una necesidad, la de comer, que, en realidad, ya estar?a satisfecha.

Muchas veces no es sencillo distinguir el hambre del apetito. El hipot?lamo es la parte del cerebro que se encarga de analizar la informaci?n que env?a el organismo cuando se ingieren alimentos. Su misi?n es avisar cu?ndo se ha comido suficiente. Pero hay factores, como el placer que producen ciertos alimentos, que pueden enga?ar a esta gl?ndula para hacer creer que todav?a se necesita ingerir m?s. Por norma general, los alimentos que consiguen despistar al hipot?lamo son los carbohidratos (como el chocolate) o las grasas. ?Esto se debe a que su ingesti?n estimula zonas cerebrales relacionadas con la adici?n y mecanismos cerebrales de recompensa. De ah? que sucumbamos a sus encantos con mayor devoci?n cuando nos encontramos bajos an?micamente.

Esta es la raz?n por la cual el incremento del consumo de estos comestibles o manjares est? m?s relacionado con la satisfacci?n por comer que con la simple necesidad vital de ingerir calor?as. Adem?s de sus efectos sobre la masa y salud corporal, los excesos apetitivos t?picos de sociedades desarrolladas acabar?an provocando una adicci?n, al igual que sucede con las drogas o los juegos de azar. Un fen?meno que algunos te?ricos denominan como ?hambre hedonista?.

Control del apetito, control de la obesidad

La regulaci?n del apetito incluye el descubrimiento de hormonas implicadas de forma opuesta en la regulaci?n del comportamiento alimentario, como la ghrelina y la leptina. Mientras la primera, sintetizada fundamentalmente por el est?mago y el duodeno, se encarga de despertar nuestra sensaci?n de apetito; la segunda, hormona producida por el tejido adiposo (conocido vulgarmente como grasa), inhibe las ganas de comer. Ambas se?ales act?an directamente sobre el hipot?lamo, regulando la ingesta.

?

Ya empiezan los d?as soleados, ropita veraniega, paseos por la playa… y por tanto aumentan las ganas de cuidarnos. S?, digo de CUIDARNOS, no de hacer DIETA. Para estar sanos no tenemos que pasar hambre, ni hacer ning?n tipo de dieta milagrosa. Tenemos que atender las necesidades de nuestro cuerpo, los nutrientes, minerales, vitaminas y l?quidos que necesita. Muchas veces comemos por aburrimiento, ansiedad, porque nos apetece darnos un capricho, porque llevamos tanto tiempo sin comer un alimento (porque la dieta milagrosa no lo permite) que atacamos la nevera, la despensa y todo lo que se nos ponga por delante. Estos casos son t?picos de “comedores emocionales” y “comedores compulsivos”.

Para llevar una alimentaci?n sana, equilibrada y que atienda a las necesidades de nuestro cuerpo, tenemos que tener clara la diferencia entre hambre y apetito:

Tener hambre es una necesidad fisiol?gica vital, indispensable no s?lo para saciar el hambre, sino para nutrir nuestro cuerpo con micronutrientes (como algunas vitaminas), minerales y macronutrientes (como prote?nas, grasas y carbohidratos) que est?n en cualquier alimento.

Tener apetito significa el deseo de comer por placer, en el que intervienen factores como los olores, los sabores, el aspecto y presentaci?n de los alimentos o ciertas?costumbres alimenticias?que estimulan la mente para fomentar una necesidad, la de comer, que, en realidad, ya estar?a satisfecha.

Leer más

Dieta en la hipercolesterolemia

Las hiperlipidemias, dislipoproteinemias o dislipemias, son modificaciones patol?gicas de los l?pidos sangu?neos, cuya etiolog?a respeonde a mutaciones gen?ticas aisladas o bien a otros factores gen?ticos menos definidos (factor end?geno), todo ello unido a la alimentaci?n (factor ex?geno). Tambi?n pueden ser secundarias a otras patolog?as.

Los l?pidos sangu?neos son apenas solubles en agua, por lo que precisan mecanismos particulares para su transporte en la sangre y en los l?quidos extracelulares. Por ello, los triglic?ridos, los fosofol?pidos y el colesterol libre o esterificado que circulan desde los puntos de absorci?n a los de utilizaci?n, o desde los puntos de degradaci?n a los de eliminaci?n, se asocian a las prote?nas, formando con ellos unos compuestos que se comportan como cuerpo solubles (lipoprote?nas). Las lipoprote?nas se clasifican en:

  • Quilomicrones
  • Lipoprote?nas de densidad muy baja (VLDL)
  • Lipoprote?nas de baja densidad (LDL)
  • Lipoprote?nas de alta densidad (HDL)

Hipercolesterolemia (hiperlipidemia tipo II)

Las hipercolesterolemias tienen gran inter?s dentro de las dislipidemias por su contribuci?n al desarrollo de las aterosclerosis. Puede presentar distintas formas:

  1. Hipercolesterolemia familiar: falta de receptores de las LDL
  2. Hipercolesterolemia polig?nica: d?ficit de receptores de LDL. Es el tipo m?s frecuente
  3. Hiperlipidemia familiar ?combinada: elevaci?n del colesterol o de los triglic?ridos o de ambos a la vez, que presentan miembros de una misma familia

Tratamiento diet?tico

  • Limitar los l?pidos totales de la dieta entre el 30 y el 35% del total energ?tico
  1. ?cidos grasos saturados: menos del 7%
  2. ?cidos grasos poliinsaturados :omega 6: menos del 10%; omega 3:
  3. ?cidos grasos monoinsaturados: hasta el 20%
  4. Colesterol: alrededor de 200 mg/d?a
  • Gl?cidos: el aporte gluc?dico debe estar alrededor del 50-60% de la raci?n cal?rica total
  • Fibra: Llevar una dieta rica en fibra
  • Prote?nas: valores normales de una dieta equilibrada, aumentando las vegetales y disminuyendo las animales
  • Alcohol: menos del 5% de la energ?a total

Ejemplo de dieta

  • Desayuno: vaso de leche desnatada, tostadas con margarina
  • Media ma?ana: pan tostado con aceite de oliva, queso desgrasado, fruta
  • Comida: lentejas con arroz, ensalada de escarola y r?banos, pollo a la plancha, pan y fruta
  • Merienda: vaso de leche desnatada
  • Cena: espinacas, patata cocida, rape a la plancha, pan y fruta
  • Aceite de oliva al d?a 40 g; az?car 10 g/d?a; bebidas: agua e infusiones sin az?car

Las hiperlipidemias, dislipoproteinemias o dislipemias, son modificaciones patol?gicas de los l?pidos sangu?neos, cuya etiolog?a respeonde a mutaciones gen?ticas aisladas o bien a otros factores gen?ticos menos definidos (factor end?geno), todo ello unido a la alimentaci?n (factor ex?geno). Tambi?n pueden ser secundarias a otras patolog?as.

Los l?pidos sangu?neos son apenas solubles en agua, por lo que precisan mecanismos particulares para su transporte en la sangre y en los l?quidos extracelulares. Por ello, los triglic?ridos, los fosofol?pidos y el colesterol libre o esterificado que circulan desde los puntos de absorci?n a los de utilizaci?n, o desde los puntos de degradaci?n a los de eliminaci?n, se asocian a las prote?nas, formando con ellos unos compuestos que se comportan como cuerpo solubles (lipoprote?nas). Las lipoprote?nas se clasifican en:

Las hiperlipidemias, dislipoproteinemias o dislipemias, son modificaciones patol?gicas de los l?pidos sangu?neos, cuya etiolog?a respeonde a mutaciones gen?ticas aisladas o bien a otros factores gen?ticos menos definidos (factor end?geno), todo ello unido a la alimentaci?n (factor ex?geno). Tambi?n pueden ser secundarias a otras patolog?as.

Los l?pidos sangu?neos son apenas solubles en agua, por lo que precisan mecanismos particulares para su transporte en la sangre y en los l?quidos extracelulares. Por ello, los triglic?ridos, los fosofol?pidos y el colesterol libre o esterificado que circulan desde los puntos de absorci?n a los de utilizaci?n, o desde los puntos de degradaci?n a los de eliminaci?n, se asocian a las prote?nas, formando con ellos unos compuestos que se comportan como cuerpo solubles (lipoprote?nas). Las lipoprote?nas se clasifican en:

Las hiperlipidemias, dislipoproteinemias o dislipemias, son modificaciones patol?gicas de los l?pidos sangu?neos, cuya etiolog?a respeonde a mutaciones gen?ticas aisladas o bien a otros factores gen?ticos menos definidos (factor end?geno), todo ello unido a la alimentaci?n (factor ex?geno). Tambi?n pueden ser secundarias a otras patolog?as.

Los l?pidos sangu?neos son apenas solubles en agua, por lo que precisan mecanismos particulares para su transporte en la sangre y en los l?quidos extracelulares. Por ello, los triglic?ridos, los fosofol?pidos y el colesterol libre o esterificado que circulan desde los puntos de absorci?n a los de utilizaci?n, o desde los puntos de degradaci?n a los de eliminaci?n, se asocian a las prote?nas, formando con ellos unos compuestos que se comportan como cuerpo solubles (lipoprote?nas). Las lipoprote?nas se clasifican en:

Las hiperlipidemias, dislipoproteinemias o dislipemias, son modificaciones patol?gicas de los l?pidos sangu?neos, cuya etiolog?a respeonde a mutaciones gen?ticas aisladas o bien a otros factores gen?ticos menos definidos (factor end?geno), todo ello unido a la alimentaci?n (factor ex?geno). Tambi?n pueden ser secundarias a otras patolog?as.

Los l?pidos sangu?neos son apenas solubles en agua, por lo que precisan mecanismos particulares para su transporte en la sangre y en los l?quidos extracelulares. Por ello, los triglic?ridos, los fosofol?pidos y el colesterol libre o esterificado que circulan desde los puntos de absorci?n a los de utilizaci?n, o desde los puntos de degradaci?n a los de eliminaci?n, se asocian a las prote?nas, formando con ellos unos compuestos que se comportan como cuerpo solubles (lipoprote?nas). Las lipoprote?nas se clasifican en:

Leer más
Página 3 de 3123